Etiquetas

, , , , , , , ,

Estamos tan acostumbrados a tratar con ciertos aspectos de la vida que ya lo hemos automatizado. Saber cómo formamos nuestros pensamientos nos puede ayudar a alejar conflictos internos y a mejorar nuestras relaciones con los demás.

A veces vamos entrando o saliendo de etapas adversas por mecanismo tan implícitos que ni sabemos lo que estamos experimentando o sintiendo, haciendo las cosas sin saber discernir los sentimientos que estamos experimentando.

Recuerdo, cuando impartí un curso en prisión, que los internos me decían que en el colegio tendrían que haber dado una asignatura sobre emociones, y no les falta razón. No todos nosotros sabemos diferenciar las emociones que sentimos, y las conductas que esto conlleva.

x7x6jytn0qrlklfybcvw

A veces confundimos unas emociones con otras, sensaciones con sentimientos, amor con gratitud y compañía, tristeza con un mal día y felicidad con alegría. Cuando pregunto a las personas que asisten a consulta como se sienten, muy pocos saben expresar que experimentan y a donde les llevan esas emociones.

Cuando se entra en la espiral de malestar psicológico, lo primero que hay que hacer es darnos cuenta de la información que mandamos a nuestro cerebro y qué información el cerebro le manda al sistema límbico, región encargada de las emociones.  Si procesamos la información solo de manera emocional, estaremos entrando en el delicado terreno de los pensamientos distorsionados, con sus correspondientes errores en el procesamiento de la información.

En cambio, procesando la información de ambas formas, de manera racional y emocional, tendremos toda la información en nuestro poder produciéndose menos errores y  consiguiendo un pensamiento más ajustado.

Este  proceso de cambio en el análisis de la información con la que formamos nuestros pensamientos es complejo, debido a que en un principio nos producirá malestar enfrentarnos a nuestra manera de ver el mundo.

13233422_1253743037984260_1363340892_n

Pararse a pensar, reflexionar emocional y racionalmente cada decisión es lo más adecuado que podemos hacer para alejar el malestar psicológico que nosotros mismos nos producimos. No podemos casarnos porque estemos felices en ese momento, descargar nuestra ira porque estemos enfadados en ese momento, porque de esta manera solo estaríamos procesando la información de manera emocional y sesgaríamos información racional muy valiosa, como la dificultad de vivir en pareja y las consecuencias negativas de los ataques de ira.

Las emociones y sensaciones nos pueden ayudar en la vida pero también engañar. No olvidemos que todo cambia, lo que sentiste ayer no lo volverás a sentir hoy. Las emociones se retroalimentan de los pensamientos, por ello los pensamientos tienen que ser procesados de la manera más adecuada posible, sin sesgar ningún tipo de información.

Conocernos y tomar decisiones desde todos nuestros enfoques es la manera más inteligente y adaptada en la que podemos vivir y la que nos ayudará a evitar trastornos psicológicos y emocionales, como el estrés y la ansiedadNo es lugar, no es el tiempo, ni si quiera las personas, es lo que  tu mente procesa lo que hace que un día sea bueno o malo.

La verdadera seguridad no está relacionada con tus circunstancias externas, las cuales están regidas por leyes universales que no puedes controlar. Más bien se trata de un estado emocional interno que te permite vivir con confianza, coraje y valentía, liberándote de tu arraigada obsesión por pensar en potenciales amenazas y peligros futuros
-Clay Newman-

Centro de Psicología Renacer colabora con:

images    logo2

http://www.centrodepsicologiarenacer.com/

Centro de Psicología Renacer está en el:

 REGISTRO SANITARIO DE CENTROS DE LA JUNTA DE ANDALUCIA NICA 42965

Contacto: centrodepsicologia@hotmail.com Telf:  680624833 

Nº Colegiado:  AO-10682