La prevalencia de la obesidad ha aumentado de forma paralela a la del estrés en las sociedades modernas. Además de dicho paralelismo, parece haber mecanismos que relacionan ambos fenómenos de una manera causal. Múltiples estudios epidemiológicos complementados por varios estudios experimentales en sujetos normales dan base a dicha relación causal. Altos niveles cotidianos de estrés pueden considerarse una que podría contribuir, por los cambios vegetativos y endocrinos que implica, al desarrollo del síndrome metabólico, un cuadro clínico en cuya aparición parece tener un papel importante el estrés crónico.

Las elevadas cifras de prevalencia de la obesidad en los países desarrollados, incluida España, constituyen un problema de salud pública de primera magnitud por su previsible impacto sobre la morbimortalidad. El sobrepeso y la obesidad son la consecuencia, en última instancia, de un desequilibrio energético que depende de la ingesta y del gasto calórico. En consecuencia, la adecuación de una y otro constituyen los fundamentos básicos tanto del tratamiento del enfermo individual como de las campañas sanitarias dirigidas a la población general. El aumento de la prevalencia de la obesidad ha ido en paralelo al incremento de la prevalencia del estrés en la población general. Por ello, en los últimos años se ha prestado atención a la posible relación entre ambos fenómenos. Así, numerosos estudios epidemiológicos han puesto de manifiesto que el estrés crónico se asocia con el riesgo de tener sobrepeso u obesidad.

Greeno y Wing concluyeron que el estrés, se asocia con aumento en la ingesta de alimentos lo cual está descrito en el modelo de trastornos de conductas alimentarias. No se pueden hacer conjeturas concretas de la posible contribución de factores entre obesidad y disfunción psicológica, pero ha sido establecida claramente, la relación que entre ellas hay. También se ha observado un aumento de la prevalencia de depresión, a mayor grado de obesidad, sobre todo en las personas consideradas con obesidad severa. Se ha encontrado que el 30% de los pacientes (en su gran mayoría mujeres) con desorden del atracón están deprimidos y presentan autoestima baja y un alto grado de estrés.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) advierte que tres de cada diez personas con obesidad tienen problemas relacionados con el estrés y cuatro de cada diez ciudadanos modifica su patrón alimentario cuando lo sufre, mediante el aumento de la ingesta de alimentos con alto contenido calórico y de grasas. El estrés, además, favorece la ingesta de alimentos que podrían denominarse de “recompensa”, aquellos más placenteros para el paladar, generalmente más ricos en grasas o más dulces, cuya ingesta favorece a la aparición temporal de un estado de felicidad.

 1324058653_0

Tratamientos en IMAGEN CORPORAL avalados por estudios publicados en la Biblioteca Nacional de Medicina y en
los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4382336/

Clínica Renacer en Lucena ( Córdoba).

Clínica Supera en Jaén.

Teléfono: 680624833
Email: centrodepsicologiarenacer@hotmail.com