Una actitud victimista, nos hará seguir sin comprender que la causa del sufrimiento no tiene que ver con el estimulo en cuestión, sino con la reacción frente al estímulo.

Origen: Nunca nadie te ha hecho daño, excepto tú.