Etiquetas

, , , , , , ,

Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema. Hoy circula por la capital de España una autocaravana remarcando que el diferente no merece el mismo respeto que la mayoría. 

Esto ya lo han vivido antes los zurdos, los discapacitados y, en definitiva, los diferentes. En todas las sociedades y en todos los tiempo, determinados grupos de personas invadidos por pensamientos absolutistas y sesgados, imponen un modelo único de pensamiento y todo el que se salga de ahí está “enfermo”. Son los “médicos” de la moralidad.

Está claro que los niños tienen penen y las niñas tienen vulva, pero no se engaña a nadie si se dice que aproximadamente un 1% de la población sienten una discordancia entre su sexo asignado al nacer, con el que no se identifican ni sienten como propio, y su identidad de género.

oxrawjea

La disconformidad de género no constituye una enfermedad mental en sí misma, sino que su elemento crítico es la presencia de malestar clínicamente significativo asociado a la condición de género, recogido en el Manual de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Si entre las muchas verdades eliges una sola y la persigues ciegamente, ella se convertirá en falsedad, y tú en un fanático

Los fanatismos que más debemos temer son aquellos que pueden confundirse con la tolerancia

Resulta curioso y manipulador como los grupos extremistas juegan con la evidencia para rechazar al que no ha elegido ser diferente a sus patrones. Las personas no elegimos ser zurdas, tener un cromosoma alterado, o tener una disforia entre nuestro sexo y nuestra mente.

Lo que si elegimos es proteger al débil, o machacar al diferente. Nunca me he imaginado tener una identidad con la cual no me identifico, y si me pongo a imaginarlo sé que sufriría un terrible desconcierto.

Si a esto añadimos el sufrimiento gratuito al que unos ultras se empeñan en aumentar, en vez de comprender o intentar entender a través de la información, nos encontramos con ese claro ejemplo de lo que nuestros niños no deben ser.

facebook

No los prohibamos, mostrémosles, identifiquemos sus patrones de pensamientos distorsionados, así ganará en salud mental nuestra sociedad.

El fanatismo es la mezcla altamente explosiva de extremismo e imaginación

gr8ardb6